Todas las claves para cancelar una deuda

Todas las claves para cancelar una deuda

¿No puedes hacer frente al pago de tu deuda? ¿Se te acumulan los pagos mensuales y no llegas a final de mes? Aunque muy poco extendido por España, existe una posibilidad de cancelar una deuda, al acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad. Pero, ¿Cómo funciona este proceso? ¿Qué consigo con esta Ley? ¿Tengo derecho a acogerme a esta legislación? ¿Cómo es el procedimiento?

Son muchas las dudas que te pueden surgir, para que no se te escape ni un ápice de información, vamos a pasar a detallar todos los aspectos que debes de conocer para acogerte a esta oportunidad de salir del bache económico que atraviesas.

¿Qué es la Ley de Segunda Oportunidad para cancelar una deuda?

La Ley de Segunda Oportunidad es un proceso administrativo que permite a una persona cancelar deudas por Ley, pero se deben cumplir ciertos requisitos para ello. En otras palabras, cancelar una deuda es posible para particulares y autónomos gracias a la negociación de nuevas condiciones con los acreedores, o bien, como última medida, conseguir la cancelación de las deudas, y de este modo, dejar atrás una situación económica que no les permitía vivir cómodamente.

Este proceso está regulado por la Ley 25/2015 de mecanismo de segunda oportunidad y reducción de carga financiera. En España, no es una ley muy conocida, pero se trata de un mecanismo que ya se venía utilizando en Estados Unidos y otros países de Europa desde hace años. Actualmente, existen multitud de opciones de profesionales que se dedican a la Ley de Segunda Oportunidad y que pueden llevarte todos los trámites para conseguir tu propósito.

¿Cómo funciona la Ley de Segunda Oportunidad?

La Ley de la Segunda Oportunidad, las personas sobreendeudadas tienen la posibilidad de llegar a un acuerdo de pago conforme a las posibilidades del deudor, aunque también se puede cancelar una deuda en el caso de no llegar a un acuerdo. ¿Cómo? Habría que pedir un Beneficio de la Exoneración del Pasivo Insatisfecho, lo que significa la cancelación total de las deudas. Por lo tanto, esta legislación es la herramienta ideal para que las personas físicas puedan salir de una situación de quiebra económica cuando no pueden seguir haciendo frente a las deudas. Para hacer uso de esta herramienta se debe cumplir ciertos requisitos que marca la Ley.

¿Qué beneficios me aporta cancelar una deuda?

Este mecanismo está destinado a autónomos y particulares que viven una situación de sobreendeudamiento o bloqueo económico por las deudas contraídas y que no han podido pagar. Antes de la Ley de Segunda Oportunidad, solo las empresas podían declararse en bancarrota.

Entre los beneficios que aportan cancelar una deuda son: volver a pedir una financiación, disponer de nuevo de tarjetas de crédito, desaparecer de ficheros de morosidad, lo que significa empezar una nueva vida.

¿Quiénes pueden acogerse a esta Ley para cancelar deuda?

Pueden acogerse a la legislación para cancelar una deuda aquellos particulares y autónomos que no puedan hacer frente al cúmulo de sus deudas y que necesitan empezar de nuevo para poder llegar a final de mes. Pero, sí que es cierto, que no todas las personas pueden acceder a ella, puesto que desde la legislación se exigen el cumplimiento de ciertos requisitos:

1. Hay que demostrar que no se dispone de patrimonio suficiente para hacer frente a las deudas, o si este ya ha sido liquidado.

2. El monto total de la deuda pendiente no puede ser mayor a los 5 millones de euros.

3. Y, por último, la buena fe del deudor.

Para poder cancelar una deuda mediante la Ley de Segunda Oportunidad se deberán ceder todos los bienes y activos, sin contar con los que son imprescindibles para el desarrollo de la actividad profesional, como por ejemplo serían los taxis, camiones, local comercial, etcétera. Cuando todos los bienes del deudor son liquidados ya se podrá acceder a la exoneración o cancelación de la deuda al juzgado que corresponda.

La buena fe del deudor

Como ya hemos comentado anteriormente, es necesario que el deudor actúe de buena fe, pero qué significa exactamente este requisito, pues vamos a explicarlo detalladamente.

  • Antes de comenzar el proceso de cancelar una deuda, se debe haber celebrado un intento de acuerdo extrajudicial con los acreedores.

  • El deudor no puede haber recurrido a esta legislación en los 10 años anteriores.

  • Si eres autónomo, no puedes haber sido declarado culpable por delitos económicos o sociales.

  • Tampoco puede contar en su historial con delitos contra patrimonio, Hacienda Pública, Seguridad Social, derechos de los trabajadores o falsedad documental. Para el cumplimiento de este requisito también se tendrá en cuenta los 10 años anteriores a la solicitud.

  • El deudor tampoco debería haber rechazado una oferta de empleo adecuada a sus capacidades durante los últimos 4 años.

¿En qué consiste el procedimiento para cancelar una deuda?

Para cancelar una deuda se pueden dar dos situaciones, primero un acuerdo extrajudicial y si esto falla, se produciría el beneficio de exoneración. Pero, ¿qué son estos instrumentos? A continuación, vamos a explicar en qué consisten cada uno de ellos.

El acuerdo extrajudicial

El acuerdo extrajudicial consiste en la negociación entre el deudor y el acreedor sobre las nuevas condiciones de la deuda. Dicho procedimiento debe estar tutelado por un juez y a la vez puede intervenir un mediador concursal para intentar el acuerdo entre las dos partes. Este mediador debe ser asignado por un notario a través del cual se inició el proceso si se trata de un particular, en cambio, si el deudor es un empresario, esta figura deberá ser asignada por el registrador mercantil.

En el acuerdo extrajudicial se debe proponer un plan y un calendario de pagos que permita al deudor saldar las deudas, y la duración de este proceso puede durar como máximo dos meses, según lo establece la legislación. El principal objetivo de esta fase es que el acreedor obtenga algún pago en el futuro.

El beneficio de exoneración

Si no se consigue el acuerdo extrajudicial, debe comenzar la siguiente fase del concurso consecutivo, donde el juez podrá exonerar el 100% de la deuda. Pero, los acreedores cuentan con la posibilidad de revocarlo si existen indicios de: incumplimiento del plan de pagos; si se detectan ingresos o bienes ocultos; y, por último, si mejora la economía del deudor, pudiendo hacer frente a la deuda.

Escribe tu comentario