deuda-financiera

¿Qué es la deuda financiera? Sus costes, tipos y riesgos

25/02/2021 | ACTUALIDAD

A todo el mundo le suele ocurrir, que al menos una vez en su vida haya tenido o vaya a tener problemas de índole económica. Sobre todo, a lo que respecta las deudas que suelen implicar problemas en la vida de las empresas o de particulares.

Para que sepas un poco más sobre el tema del mundo de la deuda, en especial de la deuda financiera, vamos a explicaros en qué consiste, los costes que conlleva, los diferentes tipos que hay y los riesgos que tiene.

¡Vamos a por ello!

 

¿Qué son las deudas financieras?

Una deuda es una obligación que contrae una persona física o jurídica para realizar su actividad económica. El deudor se compromete a devolver el préstamo en un plazo establecido y con unos intereses de mutuo acuerdo.

La deuda financiera es la suma de la deuda bancaria y de las emisiones de títulos a empresas que ha hecho, tanto a largo como a corto plazo. Con este tipo de acciones las entidades financieras consiguen aumentar la cantidad de dinero que tienen para utilizarlo en proyectos de inversión.

Los bancos u otras entidades financieras, ofrecen créditos y préstamos a las empresas o particulares. Las formas más utilizadas de este tipo de financiación son:

  • Los préstamos son cantidades de dinero que recibe una persona o una entidad que tiene que devolver en un plazo de tiempo concreto. A esto se le añade un interés y unas condiciones concretas que ambas partes acuerdan. Muchas veces suelen ser hipotecas, que se pagan a largo plazo que suele ser superior a un año.

 

  • Los créditos a corto plazo son, como su propio nombre indica, préstamos entre 6 a 12 meses que emiten las entidades financieras. Implican una cantidad límite y los intereses son acordados según la cantidad que se quiere adquirir.

 

Tipos de coste en la deuda financiera

Hay dos tipos de coste que están unidos a la deuda financiera:

  • El Coste Fijo. Cuando hablamos de coste fijo para una entidad, estamos hablando de bonos. La empresa crea bonos y los emite al mercado para financiarse, con la condición de pagar un cupón fijo (que suele ser un porcentaje de la cantidad). Es su coste fijo en un plazo determinado.

 

  • El Coste Variable. Normalmente, el coste variable va asociado a una variable de referencia, por ejemplo, según el Euribor. Es la referencia para saber cómo hay que pagar la deuda.

¿La deuda financiera neta y bruta son lo mismo?

No son lo mismo, y os vamos a explicar por qué. La deuda financiera se puede dividir en dos partes distintas: la deuda financiera neta y la bruta.

  • La deuda financiera neta es la suma de las deudas financieras de una empresa, a corto y a largo plazo. Luego se le resta el valor de la caja (el efectivo) y el valor de las inversiones financieras a corto plazo. Es decir, que estamos hablando de las deudas totales de una empresa, restando los activos líquidos de la misma.

Corto plazo significa que el pago tiene que estar completamente cubierto a los 12 meses y largo plazo puede superar el tiempo de 12 meses.

Sirve para averiguar la estabilidad financiera de una empresa, las entidades que tienen una deuda financiera neta negativa no suelen soportar cambios económicos complicados o recesiones. Los inversores lo utilizan para saber si comprar o vender acciones de la empresa en cuestión.

  • La deuda financiera bruta, es lo mismo que la deuda financiera neta, pero con la diferencia que no incluye los activos y otros aspectos que pueda haber. Es el total de la deuda que tiene un particular o una empresa.

 

Los riesgos de la deuda financiera

 

Cuando se está analizando una empresa, hay que separarla del origen de la deuda. El Banco de España debería conocer toda la información sobre los riesgos. Distingue entre dos riesgos que se corren con la deuda financiera:

  • Riesgo con origen comercial. Este riesgo lo tienen las líneas de descuento de papel de los bancos o las acciones conocidas como el factoring. Significa que se anticipa el crédito sobre los documentos, que pueden ser por ejemplo letras.

  • Riesgo con origen financiero. Cuando hablamos de este riesgo nos referimos al riesgo crediticio puro que hay con préstamos, cuentas de crédito u otras operaciones financieras.

 

Cómo manejar deudas financieras

Para poder hacer frente a tus deudas cada mes, os vamos a proponer el Método Cascada. Te va ayudar a planificar bien tus deudas y pagarlas cada mes. Tiene 3 pasos que debes seguir, nosotros te añadiremos uno adicional al final de este apartado porque consideramos que es relevante.


 

1. Lo primero que debes hacer es un listado de todas las deudas que tienes.

Si haces un listado vas a poder ver que gastos y qué ingresos tienes. Cuando lo tengas podrás prescindir de los que no son necesarios y quizás conseguir ahorrar más de lo pensado. Así conseguirás tener más dinero cada mes para afrontar tus deudas.

 

2. En el listado, tienes que ordenar las deudas de la que implica más cantidad de pago a la que implica menos.

Si estructuras así tus deudas, podrás empezar a pagar la que menos dinero necesita antes y las que implican más cantidad después. Existe el Método Snowball que afirma que si una persona acaba antes con deudas de menos cantidad y ve que va avanzando en sus pagos, le motiva para seguir adelante. Un pensamiento positivo ayuda siempre a afrontar situaciones complicadas de la mejor manera.

 

3. El dinero que se ha conseguido ahorrar por haber acabado de pagar las deudas anteriores, puede ser invertido en las siguientes deudas de la lista.

Este paso es parecido al anterior, lo que quiere decir básicamente es que, si ahorras por haber pagado deudas más baratas con anterioridad, podrás afrontar deudas nuevas que tienes con más dinero.

Todos estos pasos los estamos explicando sin tener en cuenta al acreedor y el plazo que exige para su pago. Puede que tengas que hablar con él para negociar nuevos términos en tu contrato o explicarle cómo quieres devolverle su dinero.

El punto adicional que queremos añadir, a estos 3 pasos, es que muchas veces no somos expertos en estos mundos de las deudas. Os recomendamos plantearos contratar a una empresa especializada que os ayude a acabar con tus deudas. Lo cual no significa que debas mostrar menos interés por intentarlo tú, pero la ayuda profesional nunca viene mal para ahorrar costes y dinero.

Escribe tu comentario



Laura
Buenísima info. Gracias!
2021-04-15 13:06:13