negociar-deuda

¿No puedes hacer frente a tu deuda? Descubre los pasos para negociar tus deudas.

01/03/2021 | CONSEJOS

¿Estás en una situación precaria y no sabes cómo hacer frente a tus deudas? ¿No sabes qué pasos seguir para negociar tus deudas con los acreedores?

Aquí te damos algunos consejos sobre cómo negociar una deuda

 

Cuando tus ingresos se ven disminuidos ante un acontecimiento financiero inesperado, asumir las deudas contraídas anteriormente no será una tarea fácil. Posiblemente te sientas agobiado, ansioso, preocupado e incapaz de hacer frente a esas deudas en un periodo corto de tiempo. Sin embargo, hay una solución que debes plantear, negociar tus deudas. Negociar los plazos de las deudas o la forma de pago puede ser la solución a uno de tus mayores problemas.

Aquí te contamos los consejos fundamentales que debes seguir para negociar tus deudas de forma exitosa.

¿Qué es negociar una deuda?

Negociar una deuda implica un proceso extrajudicial en el que el deudor y acreedor acuerdan nuevas condiciones para el cumplimiento de la deuda. Esta situación se da ante una imposibilidad del deudor por asumir la deuda según las condiciones pactadas previamente. Este proceso de renegociación de la deuda deja en claro la total disposición del deudor por hacer frente a ella a pesar de la incapacidad actual.

¿Qué partes de la deuda negociar?

Alargar el plazo de cobro de las deudas: reestructurar el calendario de pagos es una de las opciones más comunes, cuando el deudor disminuye sus ingresos mensuales.

Minimizar las cuotas: disminuir la cuota mensual es la condición más frecuente en la negociación de una deuda. La mayoría de negociaciones de las deudas se deben a una incapacidad mensual del deudor por hacer frente a la deuda, por eso esta solución resulta muchas veces la más práctica y factible. Como consecuencia de esta renegociación mensual se originará un atraso en el pago general de la deuda. Hacer frente a la deuda en un periodo más largo al pactado previamente genera una situación más favorable que no hacer frente a la deuda de ninguna forma.

Recurrir a fiadores: la figura del fijador, familiares cercanos normalmente, en el Código Civil se define como aquella persona que está dispuesta “a pagar o cumplir por un tercero, en el caso de no hacerlo éste” (artículo 1.822). Actúan como garantía para el cumplimiento de los pagos.

 

Consejos para negociar una deuda

  • Mantén una comunicación fluida y una escucha activa: tanto el deudor como el acreedor desean llegar a un acuerdo favorable para ambos. Buscar esta solución en un ambiente ameno con una comunicación fluida será más fácil que si existieran barreras en la comunicación.

  • Infórmate sobre tu situación real y actual: hablar de tu situación laboral y financiera con transparencia a la entidad financiera facilitará la adecuación de las condiciones de la deuda a tus necesidades.

  • Analiza diferentes alternativas: el deudor deberá evaluar diferentes opciones y ver cuál se adapta más a sus capacidades: disminuir la cuota mensual, aplazar las fechas de pago o incluso aumentar la cantidad abonada por cuota en un periodo de tiempo más corto. Se deberán evaluar las ventajas y desventajas de cada alternativa y decidir cuál se ajusta mejor a nuestra situación financiera actual.

  • Fija una propuesta realista: el acuerdo final debe ser realista y adaptado a tus necesidades y capacidades para hacer frente a él. Cuando acreedor y el deudor lleguen a un acuerdo este se Deberá reflejar por escrito y entregar una copia al deudor para evitar posibles problemas futuros. Esta copia servirá como respaldo para que el deudor se acoja a las condiciones pactadas finalmente.

  • Comprométete: asumir la deuda y mostrar una disposición total por querer hacer frente a ella será clave en el proceso de negociación con los acreedores.

 

Fases para negociar una deuda

  1. Haz un balance de tus deudas: infórmate de tu situación financiera actual, la cantidad de las deudas, las condiciones y los plazos de pago.

  2. Analiza los intereses: tener claro si se contraen intereses por descubierto o demora será vital para no agravar nuestra situación financiera.

  3. Planifica tus pagos: renegociar las deudas o unificarlas en función de tu capacidad financiera.

¿Renegociar o reunificar las deudas?

Se entiende como renegociación o reestructuración de las deudas al proceso en el que el acreedor negocia las condiciones para los pagos pendientes con la entidad financiera para llegar a un acuerdo en el que ambas partes salgan beneficiadas. Con este procedimiento se podrá acordar una ampliación en el plazo de las deudas o una disminución en la tasa de interés. Los puntos a negociar con método serán el plazo de las deudas, la tasa de interés y el Costo Anual Total (CAT).

Con la reunificación o consolidación de deudas conseguirá agrupar los pagos y reducir en comisiones anuales o gastos variables como el mantenimiento de una cuenta bancaria cada mes. Además, esta reunificación de las deudas permite la transferencia de deudas entre diferentes tarjetas bancarias.

Quita de deudas

Como última opción se propone recurrir a la quita de deudas, a partir de la Ley de Segunda Oportunidad. Este procedimiento permite crear un acuerdo para liquidar las deudas mediante un descuento. Este descuento es variable según la entidad financiera, sin embargo, esta facilidad que nos da la institución en ese momento nos quita el derecho a adquirir un préstamos en un futuro próximo. Deja una calificación deficiente en el historial crediticio del deudor por los próximos seis años. Si la deuda contraída fuera mayor que nuestros ingresos, se podrá solicitar la exoneración de las deudas impagadas habiendo respondido con todo su patrimonio.

Controla tus deudas

La importancia de planificar los pagos y diseñar un nuevo plan para hacer frente a las deudas será vital para no caer en la pérdida de todo nuestro patrimonio, intereses elevados de demora o el posible embargo de nuestra nómina. Planificar los pagos, tomar control, iniciativa y renegociar con nuestros acreedores dará luz a nuestra precaria situación financiera actual. Bajar la cabeza y no hacer nada solo ocasionará mayores problemas y una mala calificación en nuestro historial crediticio.

Escribe tu comentario



Lucía
Gracias por los consejos de negociación.
2021-03-16 12:07:29