piggy

Micropréstamos rápidos: Todo lo que necesitas saber

19/01/2021 | ACTUALIDAD

Todos nos podemos ver envueltos en algún momento en una difícil situación económica en la que no podemos saldar nuestras deudas pendientes o se nos presenta un pago con el que no contábamos. Para estas situaciones, las nuevas entidades financieras online han creado un tipo de producto que nos puede salvar de más de un apuro: los micropréstamos rápidos.

Pero, debes saber que estos préstamos son diferentes a los que se concedían anteriormente, por ello te vamos a presentar todas las claves para que aciertes con tu decisión.

Los micropréstamos rápidos, una alternativa diferente

Los micropréstamos rápidos es un tipo de financiación que ofrece cantidades pequeñas que deben ser devueltas en un corto plazo de tiempo, normalmente se debe devolver en uno o más plazos, según lo acordado con la entidad financiera.

La gran ventaja de este producto es que apenas necesita de papeleo y la rapidez de su solicitud y aprobación. Algo que debes tener muy en cuenta es que no se te pase ningún pago, y no olvidar el pago de los intereses, a pesar de que las cantidades solicitadas sean muy bajas.

Estos micropréstamos rápidos han visto que se ha aumentado su demanda por lo simple de su tramitación, normalmente no se suele pedir explicaciones a los clientes y tampoco se solicitan muchos documentos, que en los préstamos tradicionales si los requerían.

Estos préstamos de baja cuantía se suelen solicitar como medida puntual para hacer frente a imprevistos, como comentábamos anteriormente, aunque suelen tener unas características similares en cuanto a la naturaleza y los plazos de los créditos tradicionales.

Otra característica muy habitual entre los micropréstamos rápidos es que ofrecen cantidades que van desde los 50 hasta unos 400 euros, aunque últimamente existen más plataformas que aumentan el importe máximo hasta los 750 euros, o incluso más. Y otro aspecto muy típico de estos productos es que se puede devolver en los 30 días posteriores a su concesión, aunque en algunas ocasiones se permite su devolución de 1 a 4 pagos mensuales.

Aspectos a tener en cuenta a la hora de solicitar micropréstamos rápidos

No se te deben pasar por alto ciertos aspectos a la hora de realizar la solicitud de los micropréstamos rápidos, como, por ejemplo, la privacidad y la seguridad de las webs que ofrecen estos productos financieros.

Solicitar un crédito online desde la comodidad de tu casa y a cualquier hora es una característica muy llamativa que resulta atractiva para los clientes, pero estas nuevas tecnologías también propician que aparezcan filtraciones, software malicioso o los temidos hackers que pueden sacar provecho de los errores humanos.

Para que puedas realizar tu solicitud con toda la tranquilidad del mundo, debes tener en cuenta los siguientes conceptos sobre ciberseguridad:

  • La política de privacidad y la protección de datos: estas plataformas, como otras entidades financieras, guardan con cuidado los datos personales de sus clientes en ficheros protegidos. Para no caer en una estafa o frauda, deberías leer la documentación relativa a la política de privacidad y la Ley de Protección de Datos.

  • Ten cuidado con la letra pequeña, un aspecto muy importante a tener en cuenta es que exista transparencia en la información ofrecida por la plataforma: sus tasas, gastos, condiciones de devolución, etcétera.

  • La encriptación de datos. Hay ciertos códigos de seguridad para proteger los ficheros que contienen los datos de los clientes para que esta no sea robada ni manipulada. Para ello utilizan los certificados TLS, actualmente de los más extendidos a día de hoy, y que provienen del popular ‘Secure Socket Layer’ (SSL).

Recomendaciones sobre los micropréstamos rápidos

Los micropréstamos rápidos como casi todo en la vida, tiene una parte positiva y una negativa, por lo que, a la hora de solicitar este tipo de financiación, debes saber que conlleva una serie de riesgos menores. Por este motivo, te facilitamos algunos consejos a la hora de decidir si te interesan estos productos financieros:

  • Compara información. Antes de iniciar cualquier trámite con la primera empresa que nos encontremos en Internet, te recomendamos que consultes entre todas las plataformas que ofrecen micropréstamos rápidos. Esto te permitirá valorar las ventajas e inconvenientes de cada empresa y optar por la opción que más te convenga según tu situación personal.

  • Desconfía a priori de los anuncios, pues en muchas ocasiones suelen ocultar información para disfrazar las condiciones menos atractivas de sus productos. Por lo que deberías comprobar que lo que se ofrece corresponde con la realidad, así te evitarás un susto.

  • Guarda todos los emails y la documentación sobre el micropréstamo que has solicitado, así como los recibos de los ingresos y los pagos realizados, por si te hiciera falta si surgiera algún tipo de problema.

  • Lee detenidamente las condiciones del contrato y exige que se te envíe toda la documentación, ya sea de forma física o por correo electrónico. Deberás fijarte en que lo que firmas se corresponde con lo pactado, de no ser así, rechaza el servicio.

  • Deberás fijarte en que la plataforma esté regulada y que se rija por la Ley 22/2007 de 11 de julio sobre la comercialización a distancia de productos financieros, cuyo objetivo fue la incorporación de la Directiva 2002/68/CE del Parlamento Europeo con el fin de proteger al consumidor por las características especiales de este tipo de servicios.

  • Cuentas con un derecho de desistimiento, si se realiza a través de Internet o por vía telefónica, en los 14 días naturales desde la firma, según la legalidad española.

¿Qué necesito para pedir los micropréstamos rápidos?

Tras decidirte por solicitar los micropréstamos rápidos, te preguntaras qué necesitas para poder realizar la solicitud. Aunque estos requisitos pueden variar de una empresa a otra, por lo general, todas coinciden en lo siguiente:

  • La mayoría de edad. En la mayoría de las entidades financieras de España se requiere que el solicitante tenga al menos 21 años y no sea mayor de 70 años. Además, debe contar con la nacionalidad española, o en su lugar, con permiso de residencia.

  • La documentación necesaria es mínima, se necesitaría una copia del DNI o NIF, en su caso, además de otros datos personales como dirección, email, número de teléfono

  • En algunos casos, será necesario también demostrar que se cuenta con ingresos de carácter regular, aunque no tiene por qué ser una nómina, bastaría con la prestación por desempleo, pensión…

Escribe tu comentario