cancelar-deuda

¿Existe algún procedimiento legal para cancelar deudas?

En los últimos tiempos, cada vez más ciudadanos se ven perjudicados por los pagos a los que tienen que hacer frente todos los meses. Muchas personas se tienen que enfrentar a ser incluidos en ficheros de morosos como ASNEF o a que constantemente las empresas les estén presionando para que se pongan al día. Si esta es tu situación, seguro que te has planteado si hay alguna forma para cancelar deudas, y la respuesta es que sí. Afortunadamente, en España contamos con la Ley de Segunda Oportunidad que regula la situación de los ciudadanos con problemas económicos. Seguro que te surgirán muchas dudas como: ¿En qué consiste la Ley de Segunda Oportunidad? ¿Podré cancelar mis deudas con esta ley? ¿Qué requisitos debo cumplir? A continuación, te respondemos a todas estas cuestiones.

¿En qué consiste la Ley de la Segunda Oportunidad? ¿Sirve para cancelar deudas?

La ley de la Segunda Oportunidad es un proceso administrativo que permite cancelar las deudas de aquellas personas insolventes y para poder acogerse a esta ley, se deben cumplir ciertos requisitos.

Este mecanismo para cancelar deudas, sería algo similar, a lo que hacen las empresas cuando se declaran en bancarrota, es decir, entrar a un concurso de acreedores. Antes de la aprobación de la Ley de Segunda Oportunidad, las personas físicas –particulares, autónomos y empresarios- no podían acogerse a este derecho, y entonces, el deudor debía responder a sus obligaciones económicas con todos los bienes.

En la actualidad, los particulares y autónomos, cuentan con un marco legal para cancelar sus deudas y dejar atrás una situación económica inestable. ¿Cómo? A través de una negociación de nuevas condiciones con los prestatarios, en un primer momento, o, conseguir la cancelación de las deudas, como última medida. Este proceso está regulado por la Ley 25/2015 de Segunda Oportunidad y, es un mecanismo que todavía no es muy conocido en España, a pesar de que en otros países de Europa o en Estados Unidos, se lleva aplicando desde hace años.

¿Podré cancelar mis deudas mediante esta ley?

Ahora que ya conoces esta ley, puede que quieras saber si tus deudas son objeto de este derecho. Pues, con la Ley de Segunda Oportunidad pueden eliminarse todo tipo de deudas, desde préstamos bancarios, hipotecas, deudas con las administraciones públicas, tarjetas de crédito, y así una larga lista. Si cuentas con varias deudas, no se puede dar un trato preferente a unas frente a otras, se debe atender a todas y cada una de ellas.

Lo que sí hay que tener en cuenta es el tipo de crédito de que se tratan, por lo que existen tres tipos de créditos diferentes: privilegiado, ordinario y subordinado. Por lo que, en el procedimiento de cancelar deudas, se dará un tratamiento u otro, eliminándose estas en un momento determinado del proceso.

¿Se puede cancelar las deudas para siempre con la Ley de Segunda Oportunidad?

La respuesta es sí, se pueden cancelar las deudas para siempre con la Ley de Segunda Oportunidad. Cuando se llega a un acuerdo, ya sea judicial o extrajudicial, tus deudas quedan canceladas de forma provisional durante cinco años. En este plazo, los acreedores pueden reabrir el procedimiento si justifican que ha habido engaño (ocultamiento de bienes, por ejemplo) o se ha actuado sin buena fe. Después de estos 5 años, los acreedores no han podido demostrar lo contrario, las deudas se eliminan de forma definitiva, por lo que te podrás olvidar para siempre de tus problemas económicos.

Requisitos para cancelar deudas con la LSO

Cualquier persona que lo necesite se podrá acoger a la Ley de Segunda Oportunidad, es decir, tanto particulares, autónomos y empresarios, podrán cancelar deudas mediante este procedimiento. Las empresas cuentan con otros procedimientos concursales para deshacerse de sus deudas mientras que las personas físicas disponen de este mecanismo. Para acceder a cancelar las deudas mediante la LSO solo se deben cumplir con los siguientes requisitos, además de ser insolvente –es decir, no poder hacer frente a las obligaciones de pago exigibles-, ya sea una insolvencia actual o inminente. Además, se deberá cumplir con las siguientes condiciones:

  • Las deudas deben provenir de dos acreedores diferentes, que pueden ser dos empresas o personas diferentes con las que no podemos cumplir las obligaciones de pago. En este momento, las deudas públicas o hipotecas no se tienen en cuenta, aunque se podrán solventar más adelante.
  • El importe total de la deuda no puede ser superior a los 5 millones de euros.
  • No haber utilizado este procedimiento en los 10 años anteriores.
  • No haber rechazado una oferta de trabajo en los últimos 4 años.
  • No tener sentencia en los últimos 10 años por los siguientes delitos: contra el patrimonio, falsedad documental, Hacienda, orden socioeconómico, Seguridad Social o derechos de los trabajadores. Si se cuenta con antecedentes de otro tipo no tiene consecuencias en el procedimiento, en caso de haber incurrido en uno de estos delitos, también se puede eliminar solicitando una cancelación legalmente.
  • Ser deudor de buena fe a ojos del juez y el mediador social. ¿Qué significa esto? Pues bien, esto quiere decir que se realicen un conjunto de buenas prácticas para la realización de este procedimiento de cancelar deudas sin problemas. ¿Cuáles son estos hechos? No esconder bienes, no solicitar un crédito nuevo, no vender o comprar…

Si quieres saber cómo es el procedimiento para cancelar deudas mediante la Ley de Segunda Oportunidad, funciona del siguiente modo: para iniciar el proceso oficialmente, el deudor debe presentar el expediente ante notario, registro mercantil o cámara de comercio. Después, se le adjudicará un mediador concursal, y este será la figura legal necesaria para eliminar las deudas pendientes y el que controlará todo el trámite de acuerdo a la Ley.

Después de contar con un mediador concursal, tendrá lugar la primera fase del proceso, en la que se persigue reducir las deudas a unas más asumibles por el deudor. En el caso de que no se consiga una respuesta favorable, las deudas se cancelarán al 100% en una segunda fase judicial.

Escribe tu comentario